martes, 30 de junio de 2009

El ambiente se habia modificado.

El ambiente se había modificado, ahora realmente era libre pero la libertad le sabia a excusa del corazón, tomo un cigarro, bebió del café, miro la ciudad y efectivamente se sintió solo, las luces en la costa de concreto le avisaban sobre las fronteras que ahora debía de cruzar, dijo su nombre tres veces: “Nafid, Nafid, Nafid”, le sonrió a la noche y procuro olvidar que se sentía mal, el necesitaba un nuevo amor, una esperanza prometedora de nuevas sensaciones, de nuevos aprendizajes, de bastas discusiones y de fieles cortejos, y estaba ella pero no sabia que pensaba, salieron alguna vez, pero al parecer la historia de ese día se resumió en “no te prometo nada”, sonrió otra vez, bebió del café, absorbió nicotina y mientras la ceniza caía sintió como el viento golpeaba su rostro y amotinaba tantas cosas en su mente , era hora de avanzar, ¿pero cual era la mejor manera de hacerlo?, pensó poco mientras miraba una estrella y diviso un modo:

“Recuerda que para avanzar no debes mirar atrás, lo hecho hecho esta y no hay razones para pensar que lo puedas modificar, después optimízate una meta, el camino se fabricara solo y lo demás es meramente natural, ten en mente que tal vez en algún momento sientas que no has avanzado nada pero así es la naturaleza del triunfador…..solo basta intentar un poco mas para descubrir que has avanzado eternidades completas a lo que eras, el mundo ayudara, el universo hará su trabajo, ellos están en un juego de constante evolución, de constante aprendizaje, convirtiendo los ambientes en lugares propicios que seguir, creando caminos, nuestro trabajo es solo el de tomarlos, admirarlos, aprender de ellos, a la larga otros caminos se cruzaran, nuestro trabajo sigue siendo el de decidir, pero nunca te arrepientas del camino que tomaste, eso jamás te lo perdonaras, si el camino fue malo, recuerda…..siempre se cruzan nuevos caminos, deja que el universo haga su labor, resígnate a ser solo la extensión divina del alma, nunca digas que no si no sabes por que lo dices, y nunca digas que si solo por creer que es propicio, usa el corazón, deja la mente para labores mas simples, mese tu espíritu y juega con la naturaleza, ponte a merced del mundo, no importa si te lastiman, será una medalla mas que se podrá reconocer; una lección mas, procura ser caritativo, nunca sabrás cuando tu necesitaras la caridad. De pronto la meta habrá sido olvidada por tantas cosas bellas que te encontraras pero cuando digas: “olvide mi meta”, mira a tu alrededor, y si seguiste este modo de avanzar, te darás cuenta de que has logrado tu meta…….”